miércoles, 2 de febrero de 2011

Mis musarañas

Bueeeeeno. Pues ya ha pasado enero... en un bostezo. Y yo sin poner nada... Está un poco muerto esto, sí.

Resulta que este mes he cumplido años, y mi blog también pero... poco más. Estoy tan aburrido y tan ocioso, que entro en una suerte de bucle de desgana y apatía que no me deja poner nada. Pero bueno, en esos ratos entre que me levanto y me vuelvo a acostar, pues me dedico a pensar en las musarañas, y pa que no sus burráis os dejo el producto de uno de esos ratos.


Cada noche

Cada noche escucho el rumor de un futuro,
Un eco frágil, del sordo huracán definitivo
Que duerme súbitamente.

Tiemblo al sentir la nitidez
Del violento estallar de mis arterias
Con el último relámpago de luz
Que abrió puentes de cartílago y de carne
Y hendiduras en el barro primigenio
Con su anestesia geométrica y sus anillos de plata.

Cada noche, cien mil brazos mudos y encendidos
Danzan al compás del blanco repiqueteo
Que asciende vertical,
Impelido por frenéticos jadeos,
Y la luna riela en sus escamas
Al tensar y batir nuestras alas de perro.

El vapor de la fragua en mis pulmones
Ahuyenta la tristeza más fértil,

Y los tendones hablan.

Pero la noche muere…
Y me descubro entumecido y tiritando
Con un frío tan antiguo como el tiempo,
Desayunando esa juventud estridente
Del aurora en la retina
Que nos clava su hoja invisible
Hasta destruirnos a todos por dentro
Y darle la razón al futuro.


Ale, hasta otro rato.
Besitos!!

9 comentarios:

Txé dijo...

Yo estoy igual con mi blog, ya no me surgen ideas que plasmar en la pantallaca, asi que ahora me dedico a escribir tontás na más...
Por cierto, bonitas "musarañas", aunque no te identifico con ellas ya que no concibo un Tommy "entumecido y tiritando con un frío tan antiguo como el tiempo"...

Besicos!

Lidia dijo...

Cada día de enero pasa lento
mas mi juventud se va deprisa
ignorando este gran talento
que esconde mi ebria sonrisa.
El león se pone en pie
ruge feroz con el viento
y así empieza a crecer
mandando al fin en su reino.

Anónimo dijo...

Pues a mí tus musarañas me molan. A mí, por desgracia, me pasa lo contrario, y entre q me acuesto y me levanto me da tp a darle unas vueltas de más a la manzana. No estoy en condiciones de hacer comentarios profundos; hoy he echado el resto y no me quedan neuronas vivas. Todavía no sé si para algo o para nada, ya se verá.

Pd. Esto se ha vuelto loco, así q comento como "anónimo". Soy yooooooo. La loca sociópataaaaa ;)

Un beso

Nergal dijo...

Maldito vicio...

Raúl dijo...

Yo también me aburro pero de manera menos poética. Eso sí, yo sí me imagino a "un Tommy entumecido y tiritando con un frío tan antiguo como el tiempo"... seguro que algún lunes (o martes) ha estado así, y peor, jeje.

PD: Mira la Lidia cómo se mete en el rollo Garcilero (de Garcilaso, no de Garci).

Granados dijo...

Es verdad el 2011 ha empezado un poco aburrio. El poema es esta bien, para haberlo escrito en las dos horas que quedan entre que te levantas y te vuelves a acostar esta muy bien. XD. Un abrazo Tomsy.

Tapanez dijo...

Da gracias a Zapatero. Si no nos hubiese bendecido con Su Ley estarías en algún antro de mala muerte, fumando en lugar de escribir... escribir eso. Que además te ha quedado con un estilo muy Ana Rosa, si has leído su libro lo sabrás, ya sabes, por el final.

¡Besitos!

Carmen dijo...

Si todos probáramos por un momento a imaginar nuestro propio cráneo vacío, huevo por el tiempo en que ni los gusanos ya nos quieran desmenuzar, se nos quitarían los complejos y los aires de grandeza y, en general, la tontuna, y veríamos con claridad lo que realmente somos. Posiblemente la incertidumbre del futuro se relativizaría y el miedo y ese frío dejarían de existir.

Tomás dijo...

Sí, imaginarme mi futuro cráneo hace que me dé mucho menos miedo el futuro.