lunes, 1 de agosto de 2011

Estábamos por Tirso de Molina, pero no recuerdo el nombre del sitio.

No hay nada mejor para unir a las personas, y a los personajes, que ponerlos a hacer cosas extraordinarias juntos. Tal vez no tan extraordinarias, porque se está convirtiendo en un ritual, que además termina siempre molando demasié, pero sí alejadas de la cotidianidad, de lo ordinario. Siempre somos los mismos, o no, pero en el fondo sí que lo somos. Esta vez los 4 elegidos que debían viajar a la villa y corte de Madrid eran:

Tappy, el conductor atractivo.
Tomi, el hijodeputa del viaje.
Rojo, el cortarrollos del viaje.
Y Vicen, el hijodeputa del viaje de la Che.

Los que no estuvieron absténganse de intentar entender esto último.

Tal vez ya sepáis por otras veces que no soy muy partidario de ir relatando pormenorizadamente todas y cada una de las anécdotas del viaje. Ni los disparates que se nos iban ocurriendo. Precisamente porque esa es la gracia del viaje (haberse venío, copón), y me las guardo para mí y para los que fueron… y si acaso para Yhan. Además que tampoco me acuerdo de todas.

En síntesis hubo mucho cachondeo, una correctísima embriaguez y toneladas de Metal Pesado. Luego también hubo delincuencia, botelleo, completas desconocidas, la Che, bofetones, oreja, minis, autobuses, cuestas hacia arriba siempre, oreja y el Vicen gritando “Mauriii, Mauriiii…” por en medio del campamento perroflauta de Sol.

De los grupos tampoco me da mucho la gana poner nada (la verdad es que se me está quedando esto algo parco en detalles, pero es que no veas tú el aperreo que llevo para escribir últimamente, fijaos en la fecha del post de abajo), y no pongo mucho porque sería mentira, o al menos exageraría mucho, claro. Digamos que los Judas nos sumergieron en un paroxismo metálico a todos los asistentes, que mis orejas devoraban con fruición cada nota, en una catarsis ecuménica de dimensiones colosales, y… que Motörhead y Saxon también estuvieron muy bien (que ya he gastao toda mi lírica con lo que he puesto de Judas).

Ale, hasta otro rato.

6 comentarios:

Txé dijo...

Oh god, se me había olvidado Vicen gritando enmedio de Sol, qué bueno. Odio las cuestas.

Tapanez dijo...

Bueno, te ha faltado lo de "mandíbula fuerte" pero se acepta, si fuese yo el hijo de puta del viaje te corregiría con más vehemencia.

Por cierto, CON-CIER-TA-CO.

Rojo dijo...

Todo empezó UNA HORA MÁS TARDE de lo convenido, con cierta persona viniendo borracha y además de la casa de la novia de cierto caballero de mandíbula cuadrada. Y encima el muy cabrón se arrepantigaba en la parte de atrás del Tapimovil... Así que el apelativo de "Hijoputa del Viaje" me salió al poco rato...

Anda que no nos lo hemos pasao bien ni poco, que vá! ;)

A ver si es verdad que los Helloween originales se reúnen y hacemos otra expedición a los madriles. Una cada 6 meses mínimo, es lo que me ha mandado el Doctor Stein!

Raúl dijo...

Si esto fuera un post del Migui, seguramente comentarías algo tipo: "supongo que sería para verlo, porque así contao..." o "vaya un post me acabo de tragar para que no digas realmente nada". Pero yo no soy tú y te diré un educado "me alegro de que lo pasarais bien" :)

Por cierto, ya estoy por aquí, a ver si hacemos botelleo y ya me contáis alguno, y en persona, las anécdotas risiles que siempre suscita una 'road movie heavy' vuestra.

Yhandros dijo...

No me compares a dios con los gitanos, don Raúl. :P Migui no ha escrito, pronunciado o leido en su vida la palabra catarsis.

The crow dijo...

Supongo que sería para verlo, porque así contao...

Vaya un post me acabo de tragar para que no digas realmente nada